Alergias alimentarias: diferencia entre alergia, sensibilidad e intolerancia

Alergias alimentarias: diferencia entre alergia, sensibilidad e intolerancia

A menudo oímos hablar de alergias alimentarias pero también de otros términos como intolerancias o sensibilidades que pueden dar lugar a confusión, así mismo hay muchos test diferentes para diagnosticar las alergias y todo se vuelve al final muy confuso si no somos expertos en nutrición. Aquí vamos a intentar explicar un tema que es muy complejo, pero que es muy actual también.

Según el Instituto de Alergias y Enfermedades Inmunitarias, por definición, una alergia alimentaria es una reacción adversa sobre la salud que surge de una respuesta inmune específica que ocurre tras la exposición a un determinado alimento. Aproximadamente un 8% de la población tiene alergias alimentarias que encajan en esta definición. Pero según este mismo Instituto hay un 90% de reacciones a alimentos que no encajan dentro de la definición de alergia alimentaria. Según estimaciones conservadoras, un tercio de la población tiene reacciones alimentarias de diversos tipos.

Las reacciones a alimentos pueden ser mediadas por el sistema inmunitario o no mediadas por el sistema inmunitario. Las no mediadas por el sistema inmunitario son las intolerancias que son debidas a la carencia de una enzima u otra sustancia, como por ejemplo la intolerancia a la lactosa que viene por una falta de la enzima lactosa, o la histaminasa que aparece por falta de monoaminas, o la intolerancia a los salicilatos por un fallo en el metabolismo de los eicosanoides. O también la intolerancia al gluten debida a la falta de la enzima  glutaminasa.

Las reacciones que son mediadas por el sistema inmune pueden estar mediadas por las inmunoglobulinas IgE, estas son las llamadas alergias alimentarias, o por otras inmunoglobulinas como las IgA o las IgG, y en este caso serían sensibilidades alimentarias. Las que son mediadas por IgE se detectan en reacciones en la piel, como las que hacen los alergólogos con pruebas cutáneas, pinchando la sustancia a testar, pero estas son las menos comunes. La celiaquia es una alergia pero no mediada por IgE, es un tipo diferente de alergia que no se detecta con una prueba cutánea.  La celiaquia se puede diagnosticar por una biopsia intestinal que analiza si existe un daño o atrofia en las vellosidades intestinales o villi y con un análisis de sangre que busque la presencia de Antitransglutaminasa o anticuerpos IgA antigliadina. Los anticuerpos IgG antigliadina no son específicos de la enfermedad celiaca e indican también una sensibilidad al gluten.

Las reacciones mediadas por IgE, las alergias alimentarias, aparecen a los pocos días de haber ingerido el alimento (máximo dos o tres días) o incluso en el mismo momento, y son mas fácilmente detectables. Las reacciones mediadas por IgE pueden dar lugar a una urticaria aguda, alergias orales, dolor abdominal, vómitos, diarrea, moquillo, congestion nasal, tos, dificultad al tragar, falta de aire, taquicardia, hipotensión, ansiedad, mareos, sabor metálico en la boca, dolor o molestias uterinas.

El 90% de las reacciones agudas a alimentos, mediadas por IgE, las alergias, incluyen a estos alimentos: derivados lácteos de vaca, huevos, cacahuetes, trigo, soja, pescado, marisco, frutos secos como almendras, nueces y anacardos.

La mejor manera de testar las alergias alimentarias, mediadas por IgE (aquí excluimos la celiaquia) es con pruebas cutáneas, con una Dieta Eliminatoria o con un análisis de sangre. Las pruebas cutáneas son exactas pero no siempre detectan todas las alergias y son un poco arriesgadas por las reacciones que puede haber. Las pruebas cutáneas no son apropiadas si el paciente está tomando esteroides, antihistamínicos, tiene dermatitis o hay riesgo de choque anafiláctico. Las sensibilidades alimentarias, mediadas por IgG, se pueden medir también en un análisis de sangre o con una dieta Eliminatoria.

La dieta eliminatoria consiste en eliminar una gran cantidad de alimentos durante 28 días para luego introducirlos de vuelta y buscar síntomas de reacción que suelen aparecer a los pocos minutos o como mucho a las dos horas. Los análisis de sangre de IgE y IgG son útiles pero no son una prueba diagnóstica definitiva. Si se hacen se recomienda usar siempre el mismo laboratorio, para hacer los seguimientos. Cuando los análisis de sangre dan positivos sugieren que hay permeabilidad intestinal.

Es importante tener en cuenta que un resultado positivo en un análisis de sangre de alergias alimentarias indica la presencia del alimento alergénico mediado por IgE o IgG, pero no indica necesariamente que haya síntomas con la exposición a ese alimento. Es importante por tanto que la evaluación de un análisis de alergias alimentarias sea hecha por un especialista que analice la historia clínica y sintomatología del paciente.

Hay alimentos que tienen entre ellos lo que se llama reactividad cruzada, es decir que si eres alérgico a uno de ellos por ejemplo a la leche de vaca puedes reaccionar también a digamos, la carne de vaca, o si eres alérgico al polen puedes reaccionar también a frutas y vegetales, o por ejemplo la alergia al latex te puede hacer reaccionar a las frutas. Las reactividades cruzadas con mas fuerte asociación entre ellas son las que se presentan entre el plátano, aguacate, castañas y kiwis.

Las sensibilidades alimentarias mediadas por las Inmunoglobulinas IgG tardan mas tiempo en aparecer, de 21 a 23 días, y se pueden heredar de la madre a través de la placenta. No son reconocibles con síntomas que aparecen inmediatamente a tomar el alimento y por tanto son mas difíciles de reconocer. Para eliminar este tipo de alergias hace falta dejar de tomar el alimento que las causa al menos  durante 23 días. Los síntomas son parecidos a los de las alergias alimentarias y también son muy variados, pero incluyen problemas mas de tipo crónico como asma, artritis, fatiga crónica, migrañas o problemas de comportamiento.

Por tanto en resumen, la diferencia entre alergia y sensibilidad alimentaria es que en las alergias la reacción alimentarias es rápida (en minutos) y en las sensibilidades puede tardar desde horas hasta varios días; la duración de la reacción en las alergias es corta y en las sensibilidades es larga. Con lo cual el paciente es mas consciente de las alergias alimentarias que de las sensibilidades. en el caso de las alergias los anticuerpos generados duran toda la vida pero en las sensibilidades pueden desaparecer unos meses después de la exclusion de los alimentos que las causan.

Para que haya una alergia o una sensibilidad alimentaria hace falta que ocurran algunos de estos factores causantes que las promueven, como son permeabilidad intestinal, disbiosis, exposición a tóxicos, falta de nutrientes, falta de ácido hipoclorhídrico del estómago o exceso de estrés. La hipoclorrhidria o falta de ácido gástrico aumenta las reacciones mediadas por IgE y dificulta la digestión de las proteínas, con la cual es más fácil que proteínas parcialmente digeridas atraviesen la barrera intestinal y den lugar a reacciones alérgicas. La permeabilidad intestinal permite que los péptidos, o proteínas parcialmente digeridas atraviesen la mucosa intestinal, provocando una reacción inmunitaria al llegar a la sangre.

Deja un comentario